Instalación de redes WiFi en colegios y universidades

La era digital y la digitalización ha llegado a las aulas y a la educación. La necesidad es estar siempre conectado y dar una amplia cobertura en grandes recintos.

Al día de hoy, pos pandemia los establecimientos educativos, colegios y universidades  están realizando consultas sobre problemas de navegación, cortes y mala calidad del servicio WiFi de sus centros. No es algo novedoso, en los últimos años la educación está solicitando mejoras en las redes debido a la introducción de los nuevos factores tecnológicos.

La presencia de Pcs, notebook, tablets, sistemas informáticos e incluso móviles, en estas instalaciones, requiere de una buena infraestructura WiFi, soporte técnico y diseño previo a instalación. 

Pero ¿cuáles son los problemas más frecuentes en este tipo de centros?

Los problemas son:

  1. Sobrecarga en el uso de las Redes.
  2. Seguridad en la Red 
  3. Soporte técnico sobrecargado.

1.- Sobrecarga en el uso de las Redes.

Las escuelas y universidades son unos espacios muy concurridos y de alta demanda WiFi. Cientos de personas requieren de una buena instalación WiFi para satisfacer  las necesidades que presentan los entornos educativos. En el momento que todos los estudiantes, maestros y personal se conectan a la red WiFi del colegio, ésta puede producir una sobrecarga.

Esto ocurre si de forma previa no se realizó un buen estudio de cobertura, zonas calientes de conexión, movilidad del alumnado, zonas de concurrencia en otras. 

Si la escuela no puede soportar todos los dispositivos conectados como herramientas de aprendizaje, ocasionará un grave problema. Muchas escuelas no tienen la infraestructura de red inalámbrica diseñada para conectar un alto número de usuarios, y por lo tanto, una actividad constante  de número de dispositivos demanda un elevado ancho de banda.

Uno de los principales problemas con el que nos encontramos es la falta de información por parte del instalador o que esté se decante por una solución poca profesional o de ámbito incorrecto, ya que las antenas WiFi, dependiendo del modelo está pensado para un escenario tipo distinto.

¿Cómo podemos solucionarlo?

Una solución para evitar que la red WiFi en la escuela se sobrecargue, es la integración del nuevo estándar 802.11ac, es un conjunto de mejoras de la capa física , que otorga 5 veces mayor rendimiento en la banda de 5 GHz. Es decir, otorgará una mejor confiabilidad y aumento de la robustez.

Conseguiremos por lo tanto, una red inalámbrica de calidad apta para una concurrencia alta y preparada para solucionar rápidamente cualquier sobrecarga inesperada.

Es importante realizar un estudio de cobertura previo, indicando las zonas más calientes de conexión (bibliotecas, aulas, salas de informática). Otro de los aspectos a tener en cuenta, es que por parte de la empresa instaladora exista un contrato de compromiso de uso de la red, es decir, que garantice determinados usuarios conectados de forma simultánea.

2.- Seguridad de la Red.

La seguridad es el gran reto y una de las principales deficiencias en las que muchos colegios no han invertido. Como consecuencia, muchos padres han exigido a los centros educativos prescindir de las redes WiFi. Esto es un error, eliminar un servicio esencial en plena era tecnológica no es la solución para erradicar el problema de la seguridad en redes WiFi.

Se solía permitir que las personas se conectasen a la red con su dispositivo personal sin poner límite a lo que hicieran online, debido al alto coste de integración y elevados conocimientos técnicos que suponía hacerlo.

Los estudiantes son curiosos, si el acceso a los servidores de administración están permitidos, no tendrán dificultad en entrar en ellos.

Es importante contar con un sistema de gestión de la red que controle determinados accesos y limite la navegación a determinadas webs así como a determinado contenido.

Entonces, ¿cuál es la solución?

La red debe ser lo suficientemente inteligente como para saber quién está dentro de ella. Los profesores y los estudiantes necesitan cuentas de directorio para que sepa quién está haciendo qué. El sistema tiene que ser construido en lo que llamamos “Role Based Access Control”. Esto permite saber quién, qué, cuándo, y cómo la gente se conecta a la red y limitar su acceso basado en el perfil o rol que ha configurado.

La seguridad de última generación tiene visibilidad de las aplicaciones para mostrar exactamente lo que se está utilizando en la red incluyendo de igual a igual, el intercambio social, aplicaciones de aprendizaje, etc. También cuenta con control de aplicaciones por lo que no sólo se puede ver qué aplicaciones están utilizando sus usuarios, sino también controlar las que pueden usar.

3.- Soporte técnico sobrecargado.

Con diferentes tipos de equipos, configuraciones distintas y niveles de software, se ve una gran variedad de obstáculos tecnológicos. ¿Cómo van a gestionar todos esos dispositivos para que estén en línea y queden configurados e integrados a la red? Ninguna escuela tiene fuerza suficiente para administrar al mismo tiempo cientos de dispositivos móviles. Entonces, los profesores comienzan a perder tiempo en la clase para el soporte técnico y solucionar problemas.

Para solucionarlo…

En primer lugar, el personal de IT no tiene el poder de solucionar todos estos problemas en tiempo real, ni el tiempo para programar los ajustes en todos los dispositivos. Es necesario que haya un proceso de registro del dispositivo automatizado.

Los usuarios deben ser capaces de entrar con sus credenciales de Active Directory y registrarse, lo que se puede hacer con una solución de administración de dispositivos móviles.

Cuando se trata de dar soporte técnico y solución de problemas, cada pequeño problema de todos estos dispositivos, es simplemente imposible para cualquiera de las escuelas al personal de IT para administrarlos.